Dollar
Compra   $ 17.47
Venta   $ 18.46
Director: Manuel Cabrera, Gerente: Laura Carmona. Hoy es Martes 26 de Septiembre del 2017 Ciudad Juárez, Chih. MX  
 Buscar 
 
 
“El próximo desastre sísmico de la Ciudad de México” Héctor Aguilar Camín “El próximo desastre sísmico de la Ciudad de México” Héctor Aguilar Camín
La Ciudad de México, decía Cinna Lomnitz, extraordinario sismólogo, no es una zona de “riesgo sísmico”, sino de “certeza sísmica”.


Al desastre seguirá la crisis Joaquín López-Dóriga Al desastre seguirá la crisis Joaquín López-Dóriga
Hoy a las 13:14:40 se cumplirá una semana del peor terremoto que ha azotado a esta ciudad desde el 19 de septiembre de 1985, exactamente 32 años después.


Matar con 140 caracteres Raymundo Riva Palacio Matar con 140 caracteres Raymundo Riva Palacio
La desconfianza con las instituciones ha tenido un alto costo. La forma como el Gobierno de Morelos detuvo torpemente la ayuda ciudadana para las víctimas del sismo del 19 de septiembre incendió, con justa razón, las redes sociales.

Carta al soldado desconocido Carlos Marín Carta al soldado desconocido Carlos Marín
El fotógrafo Marco Gil Vega lanzó al ciberespacio un mensaje que ya debe haber leído el soldado que rompió en llanto luego de rescatar los cuerpos de su mujer y su bebita entre los escombros que dejó el temblor que devastó Jojutla la semana pasada.

El sismo que viene/ I Carlos Puig El sismo que viene/ I Carlos Puig
Con el título “El próximo desastre sismico en la Ciudad de México”, Cinna Lomnitz, el más importante geólogo mexicano de los últimos tiempos, publicó en 2004 un largo texto en Nexos que el año siguiente se volvería libro.


Los reglamentos de construcción J.Jesús Rangel M. Los reglamentos de construcción J.Jesús Rangel M.
El 13 de octubre es el Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales instaurado por la ONU, y previamente se evaluará el impacto macroeconómico y en el gasto público de estos hechos en América Latina y el Caribe.

El sismo derrumbó la sucesión Jorge Fernández Menéndez El sismo derrumbó la sucesión Jorge Fernández Menéndez
Los sismos del 7 y 19 de septiembre han derrumbado los tiempos de la sucesión presidencial, y la han colocado, además ante otro escenario.

Frentes Políticos I. ¿Mesura o codicia? Frentes Políticos I.   ¿Mesura o codicia?
Ciro Murayama y Jaime Rivera, consejeros del INE, pidieron a los partidos no poner en riesgo la democracia y las campañas por renunciar a sus prerrogativas para que ese dinero se entregue a la reconstrucción de los lugares dañados por los sismos.

Pepe Grillo Falsa alarma Pepe Grillo Falsa alarma
La propuesta del PRI para construir una bolsa de recursos a favor de los damnificados del sismo, merece darle una segunda pensada una vez que baje la polvareda ocasionada por los derrumbes.

Rafagas –Democratización de las cámaras Rafagas –Democratización de las cámaras
CONSEJO.- Ahora que el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Carlos Fierro Portillo, entró a la cabeza del Consejo Coordinador Empresarial, dicen que si el ala de dirigentes y dueños de grandes capitales insisten en una supuesta “democratización” del CCE

El Diario Visten de blanco y sin celulares por cumpleaños El Diario Visten de blanco y sin celulares por cumpleaños
El viernes tuvo festejo sorpresa de cumpleaños el independiente alcalde, Armando Cabada Alvídrez. Desde luego que el evento tuvo carácter social pero terminó como un cumple de alto mensaje político; tanto que los invitados debieran dejar sus celulares afuera de la gran sala donde se llevó a cabo la cena y el respectivo convivio con música en vivo y todos esos protocolos.

Un rinconcito Hoy de Cristo para ti:Quiero que Dios sonría Un rinconcito Hoy de Cristo para ti:Quiero que Dios sonría
“La sonrisa del rey es promesa de vida; contar con su apoyo es recibir un premio inesperado”.

Proverbios 16:15 (Traducción en lenguaje actual)







Columna / « Políticos perversos Leo Zuckermann »
    Fecha: 13 de Septiembre del 2017 | Reportero(a) Susana Soto

    Imprimir Enviar a un Amigo

Políticos perversos Leo Zuckermann
Políticos perversos Leo Zuckermann

 
 El tema de los perversos es tan viejo como la política. El capítulo VIII de El Príncipe está dedicado a esta cuestión. Bajo el título “De los que llegaron al principado mediante crímenes”, Maquiavelo analiza el tema de los que ascienden al poder “por un camino de perversidades y delitos”. Menciona el caso del “siciliano Agátocles, hombre no sólo de condición oscura, sino baja y abyecta, [que] se convirtió en rey de Siracusa. Hijo de un alfarero, llevó una conducta reprochable en todos los períodos de su vida; sin embargo, acompañó siempre sus maldades con tanto ánimo y tanto vigor físico, que entrado en la milicia, llegó a ser, ascendiendo grado por grado, pretor de Siracusa.” Pocas fueron sus virtudes: “No adquirió la soberanía por el favor de nadie […] sino merced a sus grados militares que se había ganado a costa de mil sacrificios y peligros; y se mantuvo en mérito a sus enérgicas y temerarias medidas.” Este personaje se caracterizó por “matar a los conciudadanos, traicionar a los amigos y carecer de fe, de piedad y de religión”. Con estas características, termina por sentenciar Maquiavelo, “se puede adquirir poder, pero no gloria.”
 
En el México actual hay pocos políticos que asesinan. Pero hay muchos que mienten, engañan, chantajean, amenazan, traicionan, falsifican, estafan, espían, calumnian, difaman o, en fin, cometen todo tipo de tropelías con la intención de causar daño a sus adversarios. Cuando los ciudadanos ven que ésta es la constante de la lucha por el poder, no sólo pierden la confianza en los políticos que los representan, sino que se alejan de la política para evitar salpicarse de excremento. No tienen incentivos a participar en la democracia porque piensan que saldrán vapuleados por algún perverso. Prefieren no entrarle a la actividad política por considerarla un juego muy rudo propio de sadomasoquistas dispuestos, como diría un expresidente, a “tragar muchos sapos.” Así, la democracia se evapora en la medida en que la participación ciudadana decrece.
 
Muchos consideran que la manera de minimizar la perversidad en la política es ejerciendo el poder con ética. Piensan, como lo hacía el constitucionalista norteamericano, Thomas Jefferson, que “la moralidad, la compasión, la generosidad, son elementos innatos de la naturaleza humana”. La política se convierte, entonces, en una especie de película de Disney donde hay buenos y malos que se disputan el poder, pero donde la bondad finalmente se impone a fuerza de la naturaleza jeffersoniana.
 
Otra visión menos ingenua es la del también constitucionalista estadunidense Alexander Hamilton a quien le preocupaban los defectos y vicios de la humanidad: “Los hombres son ambiciosos, vengativos y rapaces”, sobre todo en la conquista y ejercicio del poder. De ahí que Hamilton propusiera la elaboración de reglas del juego político que minimizaran las perversidades. El asunto no era encontrar a santos que combatieran a los diablos, sino asumir que todos, de alguna manera u otra, se comportarían como diablos por lo que era mejor ponerlos a competir entre ellos —para que se estuvieran fiscalizando unos a otros— y castigarlos en caso de que recurrieran a las prácticas más nocivas para la convivencia humana.
 
Siguiendo a Hamilton, la respuesta a la perversidad es crear instituciones que impidan que los perversos se salgan con la suya, incluidas reglas de los partidos que promuevan un comportamiento civilizado entre sus miembros. Porque una cosa es que dentro de un partido existan distintas facciones que compitan y debatan entre ellas y otra muy diferente es que se cometan ilegalidades, verdaderos cuchillazos por detrás de la espalda, que corrompan el orden democrático.
 
Una democracia sólida exige partidos donde los Agátocles del mundo no sean los ganadores, sino los perdedores del juego. De ahí la necesidad de regular la vida interna de los partidos con reglas que frenen la perversidad. Que los diablos compitan entre ellos, pero de manera civilizada. Los partidos son instituciones financiadas por los contribuyentes y, por tanto, se justifica su regulación interna. No pueden dejarse al garete, desangrándose por dentro, en una lógica darwinista donde sobreviven y ganan los más perversos.
 

  » Escriba su comentario de esta nota
Su Nombre:
 
Su eMail:
 
Su Pagina Web:
 
Su Comentario:
 
Código
Verificador:

(Repita el código porfavor)
 
 


 
 
 



Todos los Derechos Reservados EnLaGrilla.com Patrimonio de la humanidad 2009

Se autoriza la reproducción total o parcial del contenido de esta página sin necesidad del consentimiento del autor.


Desarrollado por BACKEND Diseños Web